WORKSHOP ON UNCONDITIONAL BASIC INCOME IN PARK OF TOLEDO (8-9 APRIL 2017)

RBU

Dear Friends,

We are pleased to invite you to participate in a workshop on Universal and Unconditional Basic Income (UUBI), which will be held at Parque de Estudio y Reflexión Toledo, Spain, on April, Saturday 8th and Sunday 9th, 2017. Within this workshop, we would like as well to launch the European Network of Humanists for the UUBI.

Just in case that you have scarce or none information on this subject, we would like to share our conviction on the fact that it is a profoundly humanist tool, since it grants dignity to the human being by the mere fact of existing as such, without the need of being dignified by doing some kind of work, or rather by having a job.

The UUBI has been and is frequently mixed up – often intentionally – with minimum incomes and other conditioned subsidies granted by the state to the unemployed and/or people with very low income. This confusion originates not only from the neo-liberal right, but also from the traditional left, who sees the UUBI as the end of the class struggle, the working class and work as the central factor of fight and meaning of life.

The UUBI is an income paid by the State to each full member of the society, or resident, even if they do not wish to work in a remunerated job, regardless of any other source of income or whether they are rich or poor, and regardless of with whom they share their lives. The UUBI should be compatible and complementary, and not substitutional, with other universal and unconditional benefits, such as public health and education. That is to say, its implementation should not lead to any loss of public services or social rights (education, health, dependence situation, housing, etc.) which are fundamental to a Social State to be considered as such.

Today it is possible to guarantee an UUBI to the entire population, financing it in several ways: by way of an increase in taxation, which would make the richest 20% of the population pay for this allowance; or by taxing the shares in public offerings of stocks; or by an increase of indirect taxes to those who consume the most; or by taxing financial transactions (Tobin tax) and polluting emissions; or fighting against tax fraud and tax havens; or through a mixture of all or some of them.

On the other hand, the UUBI allows us to bring into question several beliefs deeply rooted in the system: the first one (which we have already mentioned) is that work (rather, employment) dignifies human beings; the second, coming from the Bible, condemns us to earn the bread with the sweat of our brow; the third, which states that the meaning of people’s lives is work; the fourth is the equalisation between employment and survival; and the fifth, that the current wealth belongs only to its “legal” owners, the large multinational companies and global financial lobbies.

Taller RBU en PT 17-10-2015

                Undoubtedly, the UUBI would favour the carrying out of vocational, voluntary and artistic work, would allow the professional training, the care of the children, the elderly and the disabled, and would give women victims of gender violence an economic independence which would allow them to move away from their aggressor. In addition, it would not discourage people from seeking a job, because the UUBI would not be lost in case of finding it, as it happens with conditioned subsidies, which are intended for unemployed people. In all the studies and experiments carried out (for example, in places as far apart as Canada or Namibia), the UUBI has significantly reduced the rates of mental illness and delinquency.

From another point of view, the UUBI could be considered as a dividend for the accumulated wealth produced by the work, development and progress of thousands of generations throughout history. This wealth should by own right be enjoyed by all Human beings, without exclusions. According to most studies, the increasing automation of work brought about by the development of technology will make redundant 50% of current jobs in 20 years’ time. Paradoxically, more and more wealth is created without human intervention and the costs of obtaining it are decreasing until approaching zero, thanks to this technology. And yet, if we continue to be guided by current social and economic schemes, this exponential growth in wealth will increasingly concentrate on fewer hands and will condemn vast human numbers to misery.

That is why it is so important today to build people´s awareness about the urgent need to implement an UUBI for all and everyone. It is not an illusion or an impossible dream; with the vast resources available at present, the worldwide UUBI is absolutely feasible. It is necessary for this alternative to be known with clarity by more and more people, for them to put pressure on their governments in a non-violent way towards its implementation. The UUBI will finally by all means be implemented, because it´s being increasingly discussed in many different scales, since it is perceived as the only plausible alternative for the coming future. In addition, it gives us, humanists, an excellent opportunity to present our principles and points of view.

Finally, we want everybody to realise that a future without work, which will be carried out for the most part by the machines, will not be a tragedy for human beings. As long as we all receive a UUBI, this fact will leave us free energy to consider in what conditions we want to live, what we really want to do and which is the meaning of our life.

We ask those who are willing to participate in this workshop, to confirm their attendance by Friday the 7th of April 2017, so that we can arrange their meals and accommodation. To find the Park of Study and Reflection Toledo, please follow these indications: https://goo.gl/maps/pcuMHwzERfF2

 A very big hug

TALLER SOBRE RBUI EN PARQUE TOLEDO LOS DÍAS 8 y 9 DE ABRIL de 2017

RBU

Estimados amigxs,

os escribimos para invitaros a asistir a un taller sobre Renta Básica Universal e Incondicional (RBUI), que realizaremos en Parque Toledo el sábado 8 y domingo 9 de abril de 2017. En este taller, así mismo, trataremos de formar la red europea de Humanistas por la RBUI. Ignoramos si conocéis algo este tema, pero, por si acaso, os diremos que se trata de una herramienta profundamente humanista, ya que otorga dignidad al ser humano por el mero hecho de serlo, sin necesidad de tener que dignificarse por el ejercicio de un trabajo o, más bien, de un empleo.

La RBUI ha sido y es frecuentemente confundida -muchas veces, intencionadamente- con las rentas mínimas y otros subsidios condicionados que otorga el estado a los desempleados y personas con muy bajos ingresos. Esta confusión proviene no sólo de la derecha neoliberal, sino también de la izquierda tradicional, que ve a la RBUI como el fin de la lucha de clases, de la clase trabajadora y del trabajo como factor central de lucha y de sentido de la vida.

La RBUI es un ingreso pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad, o residente, incluso si no quisiera trabajar de forma renumerada, independientemente de sus otras fuentes de rentas o de si es rico o pobre, y sin importar con quién conviva. La RBUI debe ser compatible y complementaria, y no sustitutiva, de otras prestaciones universales e incondicionales, como la sanidad y la educación públicas. Es decir, su implantación no debe suponer merma alguna de los servicios públicos ni de los derechos sociales (educación, sanidad, dependencia, vivienda, etc.) fundamentales de un Estado Social que pueda considerarse como tal. Hoy en día es posible garantizar una RBUI a toda la población, financiándola de varias posibles maneras: con una subida de la imposición fiscal, que lograría que el 20% más rico de la población pagara esta asignación; o gravando las acciones en las ofertas públicas de venta de acciones; o aumentando los impuestos indirectos a quienes más consumen; o exigiendo impuestos a las transacciones financieras (tasa Tobin) y a las emisiones contaminantes; o luchando contra el fraude fiscal y los paraísos fiscales; o a través de una mezcla de todas ellas.

Por otro lado, la RBUI nos permite cuestionar varias creencias fuertemente arraigadas en el sistema: la primera ya la hemos mencionado, y es la de que el trabajo (más bien, empleo) dignifica a los seres humanos; la segunda, que proviene de la Biblia, y nos condena a ganar el pan con el sudor de nuestra frente; la tercera, que afirma que el sentido de la vida de las personas es el trabajo; la cuarta es la equiparación de empleo a supervivencia; y la quinta, la de que la riqueza actual pertenece sólo a sus propietarios “legales”, las grandes compañías multinacionales y lobbies financieros mundiales.

Taller RBU en PT 17-10-2015

            Sin lugar a dudas, la RBUI favorecería la realización de trabajos vocacionales, voluntarios y artísticos, permitiría la formación profesional, el cuidado de los niños, mayores y discapacitados y dotaría a las mujeres víctimas de violencia de género de independencia económica para alejarse de su agresor. Además, no desanimaría a la gente de buscar un empleo, porque la RBUI no se perdería en caso de encontrarlo, cosa que sí ocurre con los subsidios condicionados, que se pierden en el momento en que se logra un empleo. En todos los estudios y experimentos llevados a cabo (por ejemplo, en lugares tan distantes como Canadá o Namibia), la RBUI ha incidido sobre los índices de enfermedad mental y de delincuencia, disminuyéndolos notablemente.

Desde otro punto de vista, queremos decir que la RBUI podría considerarse como un dividendo por la riqueza acumulada por miles de generaciones humanas a lo largo de la historia, de la que es fruto la riqueza actual, y que debe ser disfrutada por todos los seres humanos, sin exclusiones. La creciente automatización de las labores traída por el desarrollo de la tecnología va a hacer desaparecer en 20 años el 50% de los empleos actuales, según dejan claro la mayoría de los estudios realizados. Paradójicamente, cada vez se crea más riqueza sin intervención humana y los costes de obtenerla van disminuyendo hasta aproximarse a cero, gracias a esta tecnología. Y, sin embargo, si seguimos guiándonos por los esquemas sociales y económicos actuales, este incremento exponencial de la riqueza se concentrará cada vez en menos manos y condenará a la miseria a vastos conjuntos humanos.

Por eso es tan importante hoy en día sensibilizar a la población sobre la necesidad urgente de implantación de una RBUI para todos los habitantes del Planeta. No se trata de un sueño o de una quimera irrealizable, con los enormes medios de que disponemos en el momento presente, la RBUI mundial es perfectamente posible. Es preciso que esta alternativa sea conocida con precisión por cada vez más gente, para que presionen a sus gobiernos de manera no-violenta hacia su puesta en marcha. La RBUI con seguridad acabará implantándose, porque cada vez se está hablando más de ella, ya que se vislumbra como la única alternativa plausible para el futuro que se viene. Además, a nosotros, humanistas, nos ofrece una excelente oportunidad para exponer nuestros puntos de vista.

Para acabar, os queremos hacer ver que un futuro sin trabajo, que será efectuado en su mayor parte por las máquinas, no representará ninguna tragedia para los seres humanos, siempre y cuando todos recibamos una RBUI, pues este hecho nos dejará energía libre para plantearnos en qué condiciones queremos vivir, qué es lo que realmente queremos hacer y cuál es el sentido de nuestra vida.

Os pedimos a quienes estéis interesados en participar en este taller que nos confirméis vuestra asistencia antes del viernes 7 de abril, para poder organizar las comidas y alojamientos de quienes vengan.

Para encontrar el Parque de Estudio y Reflexión Toledo, seguir estas indicaciones: https://goo.gl/maps/pcuMHwzERfF2

Un fuerte abrazo a todxs

La renta básica no es sólo una buena idea, es un derecho de nacimiento

Artículo publicado en The Guardian, el sábado 4 de marzo de 2017

Por Jason Hickel  @jasonhickel

Una renta básica podría derrotar la mentalidad de la escasez, inculcar un sentimiento de solidaridad e, incluso, aliviar la ansiedad causada por el Brexit y Trump.

Basic income isn't just a nice idea

Nadie debería ser privado de los recursos necesarios para vivir. Fotografía: VisitBritain/Getty

Todo estudiante aprende sobre la Carta Magna, el antiguo rollo que consagró los derechos de los barones contra la arbitrariedad de los monarcas ingleses. Pero la mayoría nunca ha oído hablar sobre su posiblemente más importante hermano, el “Fuero de los Bosques”, publicado dos años después, en 1217. Este corto, pero poderoso, documento garantizaba los derechos de los plebeyos a las tierras comunales, que podían usar para labrar, pastar y para recolectar agua y madera. Otorgó reconocimiento oficial a un derecho que a los seres humanos casi en cualquier lugar se les ha conferido: que nadie debería ser privado de los recursos necesarios para el sustento.

         Pero este derecho, el derecho de residencia, sufrió un brutal ataque comenzando el siglo XV, cuando los nobles enriquecidos principiaron a cercar las tierras comunales para su propio beneficio. En los siguientes siglos, el “movimiento del cercado”, como llegó a ser conocido, provocó el paso de millones de acres a manos privadas, desplazando a gran parte de la población campesina. Excluida de los medios básicos de supervivencia, a la mayoría no le quedó otra opción más que venderse a cambio de un salario, por primera vez en la historia.

         Y no sólo fue en Inglaterra. El mismo proceso se desplegó a lo largo de Asia, África y la mayor parte del sur del mundo, cuando los colonos europeos reclamaron la propiedad de las tierras, bosques y recursos acuíferos que fueron previamente poseídos en común, dejando a millones sin recursos. En gran parte del mundo colonial, el objetivo -o, al menos, el efecto- fue conducir a la gente al mercado de trabajo capitalista, donde, a cambio de bajos salarios y pobres condiciones de vida, ellos y sus descendientes explotarían las minas, plantaciones y talleres, para exportar los productos a Occidente.

         Al llegar la época del colonialismo a su fin, los gobiernos de muchas naciones recién independizadas buscaron revertir estos patrones de desposesión histórica a través de programas de reforma de la propiedad de las tierras. Pero fueron rápidamente forzados a abandonar este intento por grandes propietarios extranjeros de tierras y por entidades internacionales de crédito. En su lugar, el nuevo plan para erradicar la pobreza (el sueño del desarrollo) basculó hacia llevar a la gente aún más hacia el mercado de trabajo. Los empleos fueron aclamados como la salvación de los pobres: tal como afirmó el Banco Mundial, “el trabajo es la senda más segura para salir de la pobreza”.

         Pero ahora esta promesa ha comenzado a parecer vacía. Con el ascenso de los robots, el empleo robusto ya no es una esperanza realista. Sabemos que la automatización es una amenaza real para los trabajos en el norte del mundo, pero la amenaza es mucho peor en el sur. Las principales industrias allí, tales como pequeñas manufacturas electrónicas y textiles, son las más susceptibles de ser automatizadas. Según un informe de las Naciones Unidas, hasta dos tercios de los empleos en los países en desarrollo podrían desaparecer en el próximo futuro.

         Todo esto es amargamente doloroso, particularmente para el mundo post-colonial. Primero fueron desposeídos de sus tierras y se les prometió trabajos en su lugar. Ahora, serán privados de sus empleos y muchos quedarán, literalmente, sin ninguna posibilidad de sobrevivir. Su carencia de todo será absoluta. El desempleo tecnológico hará prácticamente desaparecer los modestos logros contra la pobreza que han sido conseguidos en las pasadas décadas, y el hambre crecerá con mucha probabilidad.

         Los gobiernos están luchando para dar una respuesta, aunque no tienen muchas opciones. Pero algo sobresale de lejos como lo más promisorio: una renta básica universal.

         Una vez una idea marginal, la renta básica está ahora abriéndose camino rápidamente adentro de la imaginación pública. Finlandia está llevando a cabo un experimento de dos años con la renta básica. Utrecht, en Holanda, está implementando un ensayo también. Y Combinator lo está intentando, así mismo, en Oakland, Estados Unidos. Escocia parece, posiblemente, seguir su ejemplo. Y los programas de transferencia de dinero se han mostrado exitosos en Namibia, India y docenas de otros países en desarrollo, desatando lo que algunos estudiosos han designado como “una revolución del desarrollo desde el sur del mundo”. En Brasil, para citar sólo un ejemplo, las transferencias de dinero han ayudado a recortar las cifras de la pobreza a la mitad en menos de una década.

         Pero el éxito de la renta básica, tanto en el norte como en el sur, depende completamente de cómo la encuadremos. ¿Será proyectada como una forma de caridad a cargo de los ricos? ¿O será proyectada como un derecho de todos?

         Thomas Paine fue uno de los primeros en argumentar que una renta básica debería ser introducida como una especie de compensación por la desposesión. En su brillante panfleto de 1797, “Justicia Agraria”, apuntó que “la tierra, en su estado natural no cultivado, fue y siempre debería seguir siendo la común propiedad de la raza humana”. Era injusto que unos pocos la cercaran para su propio beneficio, dejando a la gran mayoría sin la herencia que les corresponde por derecho. Para Paine, esto violaba los más básicos principios de justicia.

         Reconociendo que una reforma agraria sería políticamente imposible (porque trastornaría a todos los propietarios actuales), Paine propuso que quienes detentaran propiedades deberían pagar una “renta del suelo”, una pequeña tasa por los rendimientos de sus tierras, a un fondo que sería luego distribuido a todos como renta básica incondicional. Para Paine, esto constituiría un derecho: “justicia, no caridad”. Se trataba de una poderosa idea y fue ganando terreno en el siglo XIX, cuando el filósofo americano Henry George propuso un impuesto sobre el valor de la tierra, que costearía un dividendo anual para cada ciudadano.

         La belleza de este enfoque es que funciona como una especie de levantamiento de las vallas. Es como retomar el antiguo “Fuero de los Bosques” y el derecho de acceso a lo común. Restaura el derecho al sustento, el derecho a la residencia.

         Los críticos de la renta básica frecuentemente se quedan atascados en cómo financiarla. Pero una vez que nos damos cuenta de que está ligada a lo común, ese problema se convierte en más manejable. En el estado americano de Alaska, los recursos naturales son considerados como propiedad común de todo el mundo, por lo tanto, cada residente recibe un dividendo anual proveniente de los ingresos del estado por petróleo.

         El modelo de Alaska es popular y efectivo y los estudiosos han mostrado que el mismo enfoque podría ser aplicado a los otros recursos naturales, como los bosques y las pesquerías. Incluso podría ser aplicado al aire, con un impuesto sobre el carbono cuyos rendimientos serían distribuidos como un dividendo para todos. Y el resultado es que este enfoque ayuda a proteger lo común contra el abuso, permitiendo a nuestro Planeta un poco de espacio para regenerarse.

         Poner en práctica esta idea requeriría de voluntad política, pero está lejos de ser imposible. De hecho, algunas investigaciones indican que esta medida podría ser más fácilmente implementable que otras políticas sociales. Incluso en los Estados Unidos, destacados políticos -como el antiguo secretario del tesoro Henry Paulson y dos antiguos secretarios de estado republicanos- ya han propuesto un impuesto sobre el carbono y un plan sobre el dividendo. La idea de una renta básica goza también de amplio y creciente apoyo por parte de figuras notables, tales como Elon Musk o Bernie Sanders.

         Hay riesgos, por supuesto. Algunos temen que una renta básica lo único que haría sería acrecentar el nacionalismo que se está extendiendo por el mundo en estos momentos. ¿Quién tendría derecho a las transferencias monetarias? La gente no querrá compartirlas con los inmigrantes.

         Es una preocupación legítima. Pero una manera de afrontarla es pensar en términos más universales. El patrimonio natural de la Tierra pertenece a todos, como Paine señaló. Si lo común no conoce fronteras, ¿por qué no establecer una renta ligada a lo común? En efecto, ¿por qué los pueblos de las naciones ricas en recursos deberían obtener más que sus vecinos de las naciones pobres en recursos? Un impuesto sobre los recursos y sobre el carbono alrededor del mundo podrían ir a parar a un fondo global, que constituiría como una especie de patrimonio de cada ser humano. El dividendo podría ser fijado en unos 5 $ por día (el mínimo necesario para una nutrición básica), corregido en base al poder adquisitivo de cada nación. O podríamos establecerlo según el umbral de la pobreza de cada país, o según algún otro índice nacional. Los estudiosos ya están investigando cómo podría ser diseñado tal sistema.

         Ya sabemos, a partir de los experimentos realizados, que una renta básica puede proporcionar resultados impresionantes, reduciendo la extrema pobreza y la desigualdad, estimulando las economías locales y liberando a las personas de tener que aceptar condiciones laborales esclavistas, simplemente para poder mantenerse vivas. Si se pusiera en marcha más ampliamente, podría ayudar a eliminar los “trabajos basura” y reducir la producción innecesaria, garantizando un muy requerido alivio para el Planeta. Aún continuaríamos trabajando, por supuesto, pero nuestro trabajo sería probablemente más útil y significativo, mientras que las labores mezquinas pero necesarias, como la limpieza de las calles, estarían mejor pagadas, para atraer a trabajadores dispuestos, dignificando así las ocupaciones despreciables.

         Pero quizá lo más importante de todo es que una renta básica podría derrotar la mentalidad de la escasez, que se ha infiltrado tan profundamente en nuestra cultura, liberándonos de los imperativos de la competencia y permitiéndonos ser personas más abiertas y generosas. Si se extendiera universalmente, más allá de las fronteras, podría ayudar a inculcar un sentimiento de solidaridad, un sentimiento de que estamos todos juntos en lo mismo y de que tenemos el mismo derecho sobre el Planeta. Podría aliviar la ansiedad que nos han causado el Brexit y Trump y bajarles los humos a las tendencias fascistas que se manifiestan en todos lados como nacionalismo y que se están propagando en gran parte del mundo.

         Nunca lo sabremos mientras no lo intentemos. Y debemos intentarlo, o prepararnos para un siglo XXI de casi segura miseria.

 

Únete a nuestra comunidad de profesionales del desarrollo y trabajadores humanitarios. Sigue al @GuardianGDP en Twitter.

(Traducción de Ángel Bravo)

 

(La versión original de este artículo puede consultarse en https://www.theguardian.com/global-development-professionals-network/2017/mar/04/basic-income-birthright-eliminating-poverty)

ENTREVISTA A UN HUMANISTA POR LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL E INCONDICIONAL (RBUI)

 

¿QUÉ ES LA RBUI?

Adherimos a la definición de BIEN (BASIC INCOME EARTH NETWORK) y,  con ello, nos queremos diferenciar radicalmente de otro tipo de rentas, a las que se les ha llamado también Renta Básica, como son las rentas mínimas, rentas de inserción, etc. La RBUI se diferencia del resto, sobre todo, por su carácter de incondicionalidad y universalidad.

Una RBUI es una aportación económica por parte de la Administración a todos los residentes de un determinado territorio. Ésta ha de ser incondicional, individual, universal y suficiente. Según la definición establecida en el último congreso de BIEN (Seúl 7/2016), la RBUI será suficientemente alta para que, en combinación con otros servicios sociales, constituya parte de una estrategia política, encaminada a eliminar la pobreza material y a facilitar la participación social y política de cada individuo. Nos oponemos a la sustitución de servicios sociales, si dicha sustitución empeora la situación de la población[1].

Para los Humanistas, la RBUI es un derecho de todo ser humano, por el simple hecho de haber nacido en un medio social que cuenta con recursos suficientes para  garantizar la existencia de todos. Es además una herramienta para la redistribución de la riqueza,  la cual es el fruto de la acumulación  del esfuerzo de generaciones y generaciones de seres humanos.

img_3794

 

¿QUÉ COSTE TENDRÍA LA IMPLANTACIÓN DE LA RBUI? ¿ES POSIBLE FINANCIARLA?

Siempre que hablamos de costes de algo, estamos dando por hecho que nos referimos a costes económicos. Desde un punto de vista humanista, lo realmente importante es el coste humano. Podríamos preguntarnos cuánto nos cuesta en vidas y en sufrimiento la NO implantación de la RBUI: ¿cuánta angustia y enfermedades nos cuesta renunciar a la mejor vacuna que tenemos contra la pobreza? Nos hemos acostumbrado a medirlo todo desde un punto de vista mercantilista y objetal, pero desde nuestro punto de vista, es mucho más valiosa la coherencia personal y la solidaridad con otros. Es mucho más valioso preguntarse cómo querríamos ser tratados en caso de encontrarnos en situación de pobreza y precariedad.

sonseca-4-2016-b

En cuanto a su viabilidad económica, su coste es perfectamente asumible en este momento, según el estudio realizado para el Reino de España por economistas de la Red Renta Básica[2]. Bastaría con una reforma en el impuesto del IRPF, que eliminase,  sobre todo, las deducciones fiscales, estableciendo un IRPF único del 49%,  con el cual se produciría un trasvase del capital del 20% más rico al 80% restante. Con esto, los ricos seguirían siendo ricos (pero menos) y los pobres dejarían de serlo. En términos efectivos, esto supondría aumentar la recaudación unos 35.000 millones de euros, nada que ver con las cifras desorbitadas de las que hablan los contrarios a la RBUI. Para hacernos una idea, 35.000 millones de euros es menos de lo que costó rescatar a los bancos, lo que supone un aumento del 3,5% en la recaudación de impuestos, en relación al PIB. Recordemos que España está a 8 puntos por debajo de Europa en recaudación de impuestos, con lo cual todavía habría margen. Esta es una propuesta de financiación,  pudiendo haber otras, sin entrar en el ahorro que supondría la   eliminación del fraude fiscal y los paraísos fiscales. Por lo tanto, la viabilidad de la RBUI es más una cuestión de cambio mental y social  y de decisión política que una cuestión  económica.

Hasta ahora, han pesado más en los partidos políticos tanto el temor a posibles costes electorales como la presión de los poderes económicos, los cuales,  como es lógico, harán todo lo que esté en sus  manos para oponerse a su implantación. Poderes que, actualmente, no dudan en utilizar a sus partidos políticos y a sus medios de comunicación títeres para desprestigiar a la RBUI y poner a la opinión pública en su contra. Desde nuestro punto de vista, el coste en confrontación política que supondría luchar por una RBUI merece ser asumido, por el ahorro en sufrimiento social que conllevará.

 

UNA CRITICA QUE SE HACE A LA RBUI ES QUE LA GENTE DEJARÍA DE TRABAJAR

Esto, más que otra cosa, es un prejuicio. Es cuanto menos curiosa la respuesta que da la gente a la pregunta de si dejaría de trabajar en caso de recibir una RBUI: la mayoría contesta que, aunque recibiera la RBUI, no dejaría de trabajar y, sin embargo, piensa que el resto sí dejaría de trabajar. El hecho de que la mayoría de la gente responda que no dejaría de trabajar es debido a que la RBUI no es incompatible con el trabajo remunerado (es decir, se sigue recibiendo aunque se trabaje), mientras que las rentas condicionadas desaparecen cuando alguien consigue un empleo.

En cualquier caso, habría que preguntarse a uno mismo si por 650 € se dejaría de trabajar. Y también deberíamos preguntarnos qué entendemos por trabajo.

Si entendemos que trabajo es toda actividad que desarrollamos en el mundo para transformarlo y mejorarlo, estaríamos conectando con algo fundamental en el sentido de la vida humana y, desde este punto de vista, es absurdo pensar que alguien se va a quedar todo el día en el sofá por 650 euros, renunciando a interactuar con el mundo y con las demás personas. En definitiva, renunciando a ser feliz. Lo que sí tendríamos con la RBUI es libertad para aceptar o no determinados empleos y para negociar las condiciones de los mismos. Por lo tanto, mayor libertad para aceptar los trabajos que se adaptasen más a nuestros gustos o para asociarnos con otras personas en cooperativas u otros modelos de trabajo asociado, porque tendríamos la seguridad que ofrece una RBUI. Y por último, recibir una RBUI  nos permitiría poder dedicar tiempo a trabajos creativos, voluntarios o asociativos, necesarios para uno y para la sociedad, sin que por ello nos tuvieran que pagar.human-reason-to-work

Otro tema que genera temor, sobre todo a los mejor situados, es la cuestión relativa a quién haría los trabajos más penosos y peor remunerados. Esto, desde un punto de vista moral, es inaceptable, porque estaríamos exigiendo que otros hicieran los trabajos que nadie quiere hacer en un régimen de semiesclavitud. Nos estaríamos aprovechando de la imposibilidad de estas personas para poder elegir otros empleos o rechazar sueldos tan bajos. Con la RBUI muchos de estos trabajos de mierda desaparecerían, otros los tendrían que realizar las máquinas y los que fueran necesarios habría que redistribuirlos y pagarlos mejor. Luego están los que piensan que, a cambio de recibir una RBUI, las personas deberían realizar algún tipo de prestación a la sociedad, regulada por el Estado. Para nosotros esto denota una total desconfianza en los seres humanos, propia de las ideologías totalitarias de otras épocas.

 

¿ESTABLECER UNA RBUI PUEDE SIGNIFICAR LA RETIRADA DE OTROS DERECHOS SOCIALES ADQUIRIDOS, COMO UNA EDUCACIÓN O SALUD GRATUITAS, TAL COMO SUGIEREN ALGUNOS ECONOMISTAS Y EMPRESARIOS LIGADOS A LAS STARTUPS DE SILICON VALLEY?

Efectivamente, varios empresarios ligados a startups de Silicon Valley, al observar el futuro sin empleo que sobrevendrá, abogan por la concesión de una renta básica para todos los individuos, pero quitando todos los demás subsidios al otorgarla, tales como los de desempleo, ayudas contra la exclusión social, educación, salud, etc.[3]

 

Es decir, la RBUI sería el único pago mensual que recibirían las personas y ellas tendrían que afrontar de su bolsillo todos sus posibles gastos. Nosotros, por el contrario, nos adherimos a la definición fijada por BIEN en su congreso de julio de 2016 en Seúl, que ya hemos transcrito más arriba, la-rbu-esta-delanteen la primera pregunta: “¿Qué es la RBUI?”.  O sea que, en nuestra concepción, la RBUI no va a sustituir nunca a otros gastos sociales necesarios del estado del bienestar, tales como la salud o la educación públicas y gratuitas. De hecho, para su financiación, la RBUI no toca ninguna partida dedicada a otros gastos del estado, sino que se logra gracias a un aumento de la fiscalidad.

 

¿SI LA RBUI SE LE DA TAMBIÉN A LOS INMIGRANTES, SE PRODUCIRÍA UNA AVALANCHA EN ESPAÑA?

En primer lugar, hemos de decir que las personas no abandonan su tierra y a su gente si no se ven en extrema necesidad. En segundo lugar, reconocemos el derecho de libre circulación de las personas y el derecho a obtener refugio, a que se les asegure su existencia material y al respeto de sus derechos fundamentales. Tendríamos que hablar, en vez de efecto llamada, de efecto patada, porque la gente se ve expulsada de su tierra como consecuencia de las guerras y de la pobreza. Por lo tanto, tendríamos que  plantearnos este asunto como un problema al que hay que dar respuesta por separado  de la cuestión de la RBUI. Es hipócrita hablar de los beneficios que obtendrían los inmigrantes, cuando en la realidad las leyes actuales les impiden disfrutar de los derechos de los que gozarían si pudieran llegar a convertirse en ciudadanos. Antes de preguntarnos si los inmigrantes deben recibir o no la RBUI, deberíamos considerar cómo modificar las leyes para respetar los derechos humanos y cómo modificar las relaciones de saqueo de sus países de origen, para transformarlas en relaciones internacionales de colaboración. Por otro lado, nosotros pensamos que la RBUI debería ser instaurada en todos los países, porque, de ese modo, la gente no necesitaría salir de su tierra de origen por motivos de severa carencia material.

billete

 

¿NO ES INJUSTO QUE PERCIBAN LA RBUI TAMBIÉN LOS RICOS?

La RBUI debe ser contemplada como un derecho fundamental y universal y dejaría de serlo si discriminásemos por cualquier razón a una parte de la población. En este último caso, estaríamos dando argumentos para criticarla y aumentando las dificultades para su implementación. Por otro lado, no olvidemos que, con la propuesta de financiación de RBUI Universal, el 20% de la población más rica transferiría capital en favor del 80% del resto de la población. Esta transferencia de capital sería mayor cuanto mayor fuera la riqueza. De los 35.000 millones de euros que, más o menos, costaría financiarla, 21.000 millones los aportaría el 5 % más rico, sin por ello dejar de ser muy rico.

 

LA INSTAURACION DE UNA RBUI ¿NO PODRÍA PROVOCAR LA FUGA DE CAPITALES?

Otro temor que surge es la posible fuga de empresas y capitales a otras áreas más provechosas para ellos. Esto precisamente es lo que está ocurriendo en estos momentos, sin que exista la RBUI,  justamente porque prevalece el valor del capital sobre el bienestar de las personas. Esta objeción, aparte de ser una inmoralidad radical, no puede seguir ocurriendo por mucho tiempo más, ya que las condiciones laborales y de inversión se están igualando en todos lados y en breve ya no quedarán sitios más rentables a donde trasladar el capital. Por otra parte, no está demostrado que esto se pueda acentuar con una RBUI, puesto que ha habido épocas en las que los impuestos han sido muy superiores a los actuales. Por ejemplo, tras la segunda guerra mundial, en EEUU se llegaron a imponer impuestos de hasta el 90% a las grandes fortunas y, sin embargo, la fuga de capitales no ocurrió, porque las perspectivas de negocio eran muy buenas. Además, es imprescindible mejorar las medidas de control de evasión de impuestos y legislar para la desaparición de los paraísos fiscales.

 

 

¿POR QUÉ DICEN QUE LA RBUI AUMENTARÍA LA LIBERTAD DE LAS PERSONAS?

Para nosotros, la libertad es la posibilidad de poder elegir entre condiciones y la RBUI permite a las personas poder decidir sobre lo que quieren hacer con su vida. Sin la RBUI, las opciones de mucha gente se limitan a elegir entre dedicar toda su energía  a sobrevivir o a dejarse morir. Si elimináramos la pobreza y el temor a caer en ella, que es uno de los grandes miedos del ser humano, las posibilidades de elección se incrementarían enormemente. Con la RBUI, el trabajador tiene más opciones de rechazar empleos inhumanos o de negociar las condiciones de ese trabajo. A las mujeres, les facilita alejarse de sus maltratadores,  les reduce las desigualdades de género y, como al resto, les da libertad para plantearse lo que quieren hacer con sus vidas. A los jóvenes, sobre todo a los más desfavorecidos, les da libertad para poder elegir lo que quieren estudiar y hasta cuándoubi-goes-guinness lo quieren hacer, además de permitirles optar por un empleo en mejores condiciones. La RBUI acabaría de inmediato con la pobreza y, con ello, con parte de los condicionamientos que conlleva, además de reducir significativamente la delincuencia, como han mostrado repetidamente todos los experimentos piloto que se han llevado a cabo. Finalmente, desde nuestra mirada humanista, la RBUI proporcionaría al ser humano las condiciones para poder plantearse el sentido de su vida.

En definitiva, tendríamos una sociedad más sana, más humana y más feliz.

 

¿POR QUÉ A VECES SE DICE QUE LA RBUI MEJORARIA EL MUNDO EN QUE VIVIMOS?

Porque, aparte de servir para erradicar la pobreza y conseguir una sociedad más igualitaria y justa, la RBUI supondría la superación de la violencia económica, que es madre de muchas otras formas de violencia, tales como la violencia física, psicológica, racial, sexual, etc. La violencia a todos los niveles es el mayor lastre que ha sufrido y sigue sufriendo la humanidad y que le impide avanzar hacia un mundo hecho a su medida. Además, el aumento creciente de la violencia está poniendo en peligro la vida y el futuro de nuestra especie. Es urgente adoptar medidas de no-violencia económica, física, racial, religiosa, sicológica, moral, sexual, etc…, así como evitar el atentado contra la vida en nuestro planeta, si queremos avanzar hacia un estadio más evolucionado del género humano.

derechos-h-no-violencia-v2

 

HUMANISTAS POR LA RENTA BASICA UNIVERSAL E INCONDICIONAL

nuevohumanismorbu@gmail.com

 

[1] Vid. International: BIEN’s Clarification of UBI, October 29, 2016, by Toru Yamamori. http://basicincome.org/news/2016/10/international-biens-clarification-ubi/

[2]Vid. “Un modelo de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Reino de España: sí se puede y es racional”, por Jordi Arcarons, Antoni Domènech, Daniel Raventós y Lluís Torrens (http://www.sinpermiso.info/textos/un-modelo-de-financiacin-de-la-renta-bsica-para-el-conjunto-del-reino-de-espaa-s-se-puede-y-es). También: “La renta básica incondicional y cómo se puede financiar. Comentarios a los amigos y enemigos de la propuesta”, por Jordi Arcarons, Daniel Raventós y Lluís Torrens (http://ctxt.es/es/20161123/Politica/9717/Renta-basica-incondicional-Raventos-Arcarons-Torrens.htm)

[3] Vid. “Por qué en Silicon Valley se están planteando la renta básica (y por qué tiene sentido)”: http://www.lavanguardia.com/tecnologia/20160417/401172238292/silicon-valley-renta-basica-robots-empleo-trabajo.html

¿Apostaría Ud contra robots sexuales? La Inteligencia Artificial (IA) podría dejar a la mitad del mundo sin empleo.

El científico Moshe Vardi dice a sus colegas que el cambio podría llegar en unos 30 años, con pocas profesiones inmunes a los efectos de la inteligencia artificial avanzada.

Alan Yuhas en Washington DC

@alanyuhas

The Guardian, sábado 13 de febrero de 2016

sex-robots

Las máquinas podrían dejar a más de la mitad de la población mundial sin trabajo en los próximos 30 años, según un científico de computación que dijo el sábado pasado que la amenaza de la inteligencia artificial a la economía no debería ser subestimada.

El experto Moshe Vardi dijo a la Asociación Americana para el Progreso de la Ciencia (AAAS, en sus siglas en inglés): “Nos estamos acercando a un tiempo en el que las máquinas serán capaces de superar a los seres humanos en casi cualquier tarea. Creo que la sociedad necesita afrontar este asunto antes de que esté encima de nosotros: si las máquinas son capaces de realizar casi cualquier trabajo que los humanos pueden hacer, ¿a qué se dedicarán los seres humanos?”

El físico Stephen Hawking y los multimillonarios tecnológicos Bill Gates y Elon Musk hicieron una advertencia similar el año pasado. Hawking avisó de que la IA “podría significar el fin de la raza humana” y Musk dijo que representa “la mayor amenaza a nuestra existencia”.

El miedo a la inteligencia artificial ha llegado incluso hasta la ONU, donde un grupo que se autodesigna como Campaña para detener a los Robots Asesinos se reunió con diplomáticos el año pasado.

Vardi, un profesor en la Universidad de Rice galardonado con una beca Guggenheim, dijo que la tecnología representa una amenaza más sutil que los drones no tripulados que algunos activistas temen. Sugirió que la IA podría llevar a un desempleo global cercano al 50%, eliminando los empleos de la clase media y exacerbando la desigualdad.

Al contrario que la revolución industrial, señaló Vardi, “la revolución de la IA” no será un asunto de máquinas físicamente poderosas que superan a los trabajadores humanos, sino más bien una contienda entre el ingenio humano y la inteligencia y la fuerza mecánicas. En China, este tema ya ha afectado a miles de empleos, puesto que empresas electrónicas como Foxconn y Samsung, entre otras, están desarrollando robots de precisión para reemplazar a trabajadores humanos.

En esta charla, el científico de computación aludió a la visión color de rosa del economista John Maynard Keynes, acerca de un futuro en el que miles de millones trabajaban sólo unas pocas horas a la semana, con máquinas inteligentes soportando sus estilos de vida fáciles –una predicción abrazada completamente por el jefe de ingeniería de Google, Ray Kurzweil, quien cree que “la singularidad” de la súper-IA podría traer la utopía para una futura humanidad “híbrida”.

Vardi insistió en que incluso si las máquinas hacen la vida más fácil, la humanidad se enfrentará a un desafío existencial. “No encuentro prometedor este futuro, igual que no me parece atractiva la perspectiva de una vida sólo de ocio”, afirmó. “Creo que el trabajo es esencial para el bienestar humano”.

El científico de computación Bart Selman dijo a los reporteros en la conferencia que, mientras los coches que se conducen a si solos, los “robots domésticos y de servicios” y otros sistemas inteligentes se hacen más comunes, los humanos llegaremos a formar una “suerte de simbiosis con aquellas máquinas, y empezaremos a confiar en ellas y a trabajar con ellas”.

Selman, un profesor en la Universidad de Cornell, dijo: “Los ordenadores están básicamente empezando a oír y ver la manera en que los humanos hacen las cosas”, gracias a los avances en datos a gran escala (“big data”) y en “aprendizaje profundo” (“deep learning”).

Vardi predijo que la conducción será casi completamente automatizada en los próximos 25 años y preguntó: teniendo en cuenta los beneficios de la tecnología, “¿qué pueden los seres humanos hacer cuando las máquinas son capaces de hacerlo casi todo?” Luego, indicó que la tecnología ya ha cambiado absolutamente la economía de los Estados Unidos en los últimos 50 años. “Nos sentimos todos gozosos al oír que el desempleo descendió hasta el 4.8%” este mes, dijo, “pero centrarse en el informe mensual de trabajo esconde el hecho de que durante los últimos 35 años el país ha estado sumido en una crisis económica.”

Citando investigaciones del MIT, señaló que, aunque los americanos continúan elevando el PIB con creciente productividad, el empleo llegó a su pico alrededor de 1980 y el salario medio de las familias ha caído. “Es la automatización,” afirmó Vardi. También predijo que el efecto de la automatización en el desempleo tendría enormes consecuencias políticas, y lamentó que los líderes del país lo hayan ignorado completamente. “Estamos en un año de elecciones presidenciales y este asunto no aparece en ninguna parte.” Aseguró que virtualmente no hay profesión humana que sea totalmente inmune: “¿Va Ud a apostar contra robots del sexo? Yo no lo haría.”

El pasado año, la compañía consultora McKinsey publicó una investigación sobre qué empleos están en riesgo debido a las máquinas inteligentes, y encontró que algunos trabajos – o al menos carreras bien pagadas como médicos y directivos de fondos de cobertura – están mejor protegidas que otras. Menos intuitivamente, los investigadores también concluyeron que algunos empleos de bajos salarios, incluyendo paisajistas y asistentes de salud, son también menos propensos a ser cambiados que otros. En contraste, un 20% del tiempo de trabajo de los altos directivos podría ser automatizado con las tecnologías existentes, así como cerca de un 80% de las tareas de los empleados de oficina. Los resultados de esta investigación encajan, sin embargo, con las predicciones acerca del peor escenario posible que hizo Vardi, porque anuncian que un 45% de todas las labores por las que la gente es pagada hoy en día podrían ser automatizadas gracias a la tecnología existente.

Vardi manifestó que pretendía que los científicos se reunieran para considerar si la tecnología que estamos desarrollando beneficiará en última instancia a la humanidad. “El género humano está a punto de enfrentar el que quizás será el mayor desafío de toda su existencia, encontrar sentido a la vida después del fin del ‘ganarás el pan con el sudor de tu frente’ ”, afirmó. “Necesitamos poder estar a la altura de los tiempos y lograr acometer este reto.”

En los Estados Unidos, el secretario de trabajo, Thomas Perez, ha sugerido a los puertos americanos que deberían considerar el uso de grúas robóticas y vehículos automáticos para poder competir con otros muelles alrededor del mundo, y esto a pesar de la oposición de los sindicatos. En 2013, dos profesores de Oxford predijeron que cerca del 47% de la fuerza de trabajo de Estados Unidos, desde teleoperadores hasta secretarios legales y cocineros, eran vulnerables a la automatización.

Estas duras previsiones, como las de Vardi, tienen también sus críticos, tales como el autor vencedor del Pulitzer, Nicholas Carr, o el científico de Stanford Edward Geist. Carr ha argüido que la creatividad y la intuición humanas son esencialmente irreemplazables cuando nos enfrentamos a problemas complejos, además de constituir una ventaja sobre los ordenadores y su exagerada reputación de precisión.

Caminando por la línea entre los pesimistas y los optimistas, Martin Ford, autor de “El surgimiento de los Robots: la tecnología y la amenaza de un futuro sin empleo”, ha sugerido, en unas declaraciones a National Geographic, que la automatización les va a caer encima a los políticos actuales y que, si los científicos y gobiernos no encaran este tema, “para una gran cantidad de gente que no es muy boyante económicamente el futuro va a ser sin duda una distopía”.

El artículo original se puede leer en: 

https://www.theguardian.com/technology/2016/feb/13/artificial-intelligence-ai-unemployment-jobs-moshe-vardi

Alternativas a la financiación de la RBUI, por Scott Santens

Si el trabajo está siendo reemplazado por el capital, como así es, entonces la renta debería provenir principalmente del capital, a través de los accionistas de ese capital. Hay más de una vía para hacer esto, pero la Renta Básica Universal (RBU) no debe ser considerada como necesitada de un impuesto sobre el trabajo para poder financiarse. Debería tratarse a las ganancias del capital y a los impuestos sobre los dividendos nada más que como ingresos normales, y gravarlos en su lugar.

 

Se debería apuntar al “rentismo”[1]. Si la gente ve a la renta básica como renta no ganada, ¿por qué no gravar la renta no ganada para pagar por la renta no ganada? Tiene sentido para mí.

 

Me gusta también la idea de un impuesto sobre el consumo, como el IVA en los Estados Unidos, combinado con la RBU. Un IVA del 10%, junto con una RBU de 12.000 $, por ejemplo, significaría que cualquiera que gastara más de 120.000 $ al año sería un pagador neto, pero, a diferencia de un impuesto directo sobre la renta, se trata de un impuesto indirecto que la gente podría evitar, simplemente no consumiendo tanto. Se reducen los impuestos sobre la renta como parte del trato.

 

Y, por supuesto, creo que la mayor parte de la financiación de la RBU debe venir de lo que ya hacemos. Deshacerse del amasijo de programas, donde sea posible, completamente y, donde no sea posible, parcialmente. Deshacerse de la gran cantidad de bonificaciones fiscales, deducciones, prestaciones y subsidios también. Programas como la deducción por hipotecas inmobiliarias benefician a los ricos mucho más que a cualquier otra persona. Reemplazar todo esto con una RBU funcionando como una desgravación fiscal totalmente reembolsable, en lugar de que un multimillonario reciba 15.000 $ por su mansión, mientras que un inquilino no recibe nada.

scott_santens_katie_smith

Mientras estamos en esto, hay que cortar los impuestos a las corporaciones y los impuestos a la renta ordinaria. Y gravar en su lugar a lo que no queremos, como las emisiones de carbono y la compra-venta de acciones usando tecnología sofisticada [negociación (automatizada) de alta frecuencia]. Soy un gran fan del impuesto de Pigou[2]. También soy un gran admirador del impuesto sobre el valor de la tierra, pero creo que puede ser más realista hacer todo esto estado por estado, o incluso ciudad por ciudad, y usar lo recaudado para pagar dividendos que se añadan a la RBU.

 

La idea de “señoreaje ciudadano[3] también me interesa. ¿Por qué dejamos a los bancos crear la mayor parte del dinero en nuestra economía a través de la deuda? Retiremos ese poder de los bancos y creemos nuevo dinero directamente en las manos de los ciudadanos. Haciendo esto, podríamos reducir la fiscalidad requerida para la RBU o, simplemente, añadirlo a la RBU como algo que cambiaría de valor año tras año, basado en lo que la Reserva Federal estimara que es la cantidad de dinero que se debe crear cada año.

 

Imaginémonos así mismo cómo puede ser vista la RBU en tanto que pre-distribución. ¿Por qué concedemos monopolios a aquellos como Disney, para que mantengan cosas como Mickey Mouse fuera del dominio público por más de un siglo? Si una compañía desea reservarse una patente, o un derecho de autor, o una marca para sí misma, carguémosle una tasa, y aumentemos esa tasa año tras año hasta que el coste de excluir aquella propiedad intelectual del dominio público deje de servir para mejorar su balance de cuentas.

 

Y finalmente, pero quizás más importante, considerémonos a nosotros mismos como accionistas merecedores de dividendos. Si todo el Nivel 1 de investigación en Estados Unidos está siendo pagado con impuestos y esa investigación es luego usada para construir productos como el iPhone, los ciudadanos deberían ser vistos como los inversores que ponen el dinero para hacer eso posible. Para lograr esto, me gusta la idea de Varoufakis de tomar un pequeño porcentaje de todas las acciones de una Oferta Pública Inicial[4] y depositar estas acciones en una gigantesca mutua nacional, cuyos dividendos se añadan a las reservas necesarias para financiar una RBU. Estoy seguro de que hay otras vías para conseguir esto, pero es imperativo que nosotros, como ciudadanos, comencemos a sentirnos como los accionistas que somos.

 

Básicamente, creo que tenemos muchas opciones a considerar y pienso que la conversación misma sobre la RBU provee la oportunidad de reformar realmente las maneras en que financiamos al gobierno y, haciendo eso, también unos a otros.

 

 

[1] Dinero procedente de la propiedad o de inversiones

[2] Los impuestos pigouvianos son un tipo de impuesto que busca corregir una externalidad negativa. Este impuesto es llamado impuesto pigouviano, en honor del economista británico Arthur Pigou, quien fue el primero en proponer que se enfrentaran las externalidades de esta manera. El efecto del impuesto es lograr que el costo marginal privado (lo que le cuesta al productor producir) más el impuesto sea igual al costo marginal social (lo que le cuesta a la sociedad, incluyendo al productor, que produzca). Este impuesto no genera una pérdida en la eficiencia de los mercados, dado que internaliza los costos de la externalidad a los productores o consumidores, en vez de modificarlos. Muchos países han adoptado estos impuestos como forma de solucionar los denominados fallos de mercados, como por ejemplo la contaminación (ecotasas), o productos dañinos como el tabaco.

[3] Cuando los bancos centrales mandan a imprimir billetes para ponerlos en circulación de acuerdo con las necesidades monetarias de la economía, hace una inversión que por lo general es mucho menor al valor del billete después de impreso. Por ejemplo, en el caso dominicano mandar a elaborar e imprimir un billete de RD$2,000 resulta mucho más barato que el valor del billete luego de puesto en circulación.

La diferencia entre el costo de imprimir un billete y su valor en circulación es una ganancia para el banco central que lo pone en circulación. Ese beneficio se conoce como “señoreaje”.

El portal Gestiopolis.com define al señoreaje como el ingreso que percibe el gobierno resultado de su poder monopólico para imprimir moneda.

Imprimir monedas tiene un costo muy reducido, pero se pueden cambiar por bienes y servicios.

[4] Los IPOs (initial public offer) son una oferta pública en en la que se lanzan acciones de una compañía privada por primera vez al público en general. Los IPOs normalmente son hechos por empresas jóvenes en busca de capital para expandir sus planes de negocio.

 

El original en inglés se puede leer en: https://medium.com/@2noame/if-labor-is-being-replaced-by-capital-which-it-is-then-the-revenue-should-come-mostly-from-12fc4985c90#.cw3egd7ka

Charla-debate en el Ateneo de Madrid.

El sábado 8 de octubre de 2016, participamos en una exposición seguida de debate, a cargo de José Mª Herreros, del Observatorio de Renta Básica de Attac Madrid, Carlos Manuel Arias, de Economía Basada en Recursos, y Juana Pérez, de Humanistas por la RBU. Los ponentes explicaron cómo la introducción de una RBUI puede eliminar la pobreza y la desigualdad y permitir más libertad a la gente, humanizando, por tanto, nuestra sociedad. A las exposiciones siguió un buen número de interesantes preguntas, formuladas por los asistentes al acto.

charla-en-ateneo-8-10-2016

Taller sobre la Renta Básica Universal en Berlín.

20161001_225551000_ios

Durante la celebración del Congreso Internacional por la Paz en Berlín, entre los días 30 de septiembre y 3 de octubre, se realizó un taller sobre la Renta Básica Universal (RBU). El mismo fue coordinado por Juana Pérez y Ángel Bravo, de la organización Humanistas por la RBU, de España, y Diana Aman y Ralph Boes de Alemania, de la organización Bürgerinitiative bedingungnsloses Grundeinkommen. Los ponentes hicieron ver cómo la instauración de una renta básica universal lograría la disminución de la violencia social y las guerras, ya que, al ser una herramienta formidable para erradicar la pobreza y eliminar la desigualdad, haría desaparecer la violencia económica, que es origen de muchos de los conflictos violentos que asolan nuestro mundo.

Hoy nos encontramos en una encrucijada: o tomamos el camino usual, que nos conduce a una dictadura económica mundial en la que van a volver a reproducirse etapas de esclavitud o semi-esclavitud que creíamos superadas, o damos un salto histórico como nunca antes se dio, al poner al ser humano como el valor y la preocupación centrales. Para poder llegar hasta este nuevo, más justo y no-violento paradigma tenemos que empezar por reclamar una renta básica universal e incondicional. Los medios para hacerlo existen, sólo necesitamos poblaciones movilizadas y políticos valientes. Cada uno de nosotros debe escoger el camino a seguir, porque cada uno somos responsable del futuro que nos espera.

El taller finalizó con un intercambio entre los asistentes sobre cómo una RBUI podría influir en la vida diaria de cada cual y en la marcha de la entera sociedad.

img_6809-780x433-c-default

 

Acto-Encuentro por la 9ª Semana Internacional de la Renta Básica Universal

acto-encuentro-23-09-2016-v11

El viernes 23 de septiembre de 2016, a las 19:30 h., en el Colegio Mayor Universitario “Isabel de España” (C/ Ramón Menéndez Pidal, 5, Ciudad Universitaria, metro Metropolitano), celebramos la 9ª Semana Internacional por la Renta Básica Universal e Incondicional (RBUI). El acto constó de 3 ponencias, a cargo de Paloma Bru (Observatorio Renta Básica ATTAC), Juanjo Huerta (Renta Básica Fuenlabrada) y Mayte Quintanilla (Humanistas por la Renta Básica Universal), las cuales duraron unos 45 minutos. Después de las exposiciones, pedimos a los asistentes que respondieran individualmente unas preguntas acerca de lo que podría significar en sus vidas y en las de sus allegados la implantación de la RBUI. Finalmente, en varios grupos, intercambiamos sobre nuestras reflexiones para acabar con una puesta en común de ellas. El objetivo de este último trabajo fue que la RBUI no se quedara sólo en un mero concepto o teoría, sino que se pudiera internalizar su significado, de manera que nuestra forma de vivir, de relacionarnos con los demás y de ver el mundo logren transformarse a mejor.

foto-vero-6